No hablemos de deseos, hablemos de propósitos para el 2018

Un nuevo año comienza, nuevos deseos, nuevos propósitos… Digamos que es una nueva oportunidad, una nueva apertura, una nueva puerta hacia la vida…
Vamos a aprovechar este año para conectarnos con todo nuestro potencial, para ser nosotros mismos, para florecer…

Muchos de nosotros decimos tener deseos, pero… ¿de dónde surgen los deseos?

Vamos a analizar un poco más profundamanete qué es eso de tener deseos…

Los deseos, ¿surgen de mi esencia, de la parte en la que soy sólo amor? o ¿surgen desde el ego?
En el momento en que tengo un deseo es porque estoy identificando que hay una carencia, que hay algo en mí que me falta, algo en mí que no está bien. Entonces, como algo en mí no está bien, es decir en mi vida actual y en mi momento presente hay una no aceptación de lo que es, deseo y necesito algo externo porque ese algo externo me va a completar y me va ha hacer felíz… ahí es cuando entramos en el ego.

Budha decía que “en la ausencia de deseo está la paz”.

Si me pongo a desear automáticamente me desconecto del presente y me estoy apegando a un resultado específico, automáticamente quiero algo que está fuera de mí, entrando en la no aceptación de lo que es y por consecuencia desconectándome de la paz.

Por otro lado, somos humanos y todos sentimos pulsiones, sentimos deseos y ganas de mejorar o cambiar nuestras vidas, nuestra realidad… Pero esto es una tentación que nace del ego. Cuanto más entramos en la aceptación, en la confianza en la vida, en el sentir que todo lo que vivimos sea como sea es exactamente lo que necesitamos para evolucionar, para la expansión de nuestras almas y para sanar a todos los niveles, justo cuando adoptamos esa forma de pensar entramos en un estado de gratitud y no estamos deseando.
Cuando deseamos estamos negando el presente de forma inconsciente y eso sólo nos puede alejar de la felicidad.

Por otro lado hay que saber distinguir entre lo que es un deseo y lo que son los anhelos de nuestro corazón, la intuición, las decisiones que tenemos que tomar para conectarnos con nuestro propósito en la vida, para conectarnos con nosotros mismos, para destilar amor, para SER AMOR. Tenemos un, por así llamarlo, un GPS interior que tenemos, esa corazonada instintiva que nos lleva a fundirnos con la vida y convertirnos en un todo. Esas son las certezas, los impulsos que no vienen del ego si no del ser interior, del corazón y que te llevan ha hacer en este plano, tu particular manera de cinectarte con el amor y dar amor al mundo…

Un deseo siempre viene de una sensación de carencia, deseo un novio, deseo una casa, un coche, esos pensamientos te desconectan del presente.
Una confianza plena en la vida, un convecimiento interior, esa corazonada que permites que fluya, que te conecte con el fluir y que te lleva a expresar tu naturaleza esencial y a ser quien eres plenamente, eso es lo que surge de tu alma, eso surge de tu esencia.

Entonces, vamos a dejar de hablar de deseos y empecemos ha hablar de propósitos. Se trata de no desear lo que no tenemos y sentirnos desgraciados o mal por ello sino que lo mejor es establecer un compromiso con uno mismo. aquí es donde entran los propósitos, los anhelos del corazón. Ahí entra esa relación íntima que yo voy a mantener conmigo, que me va a permitir convertirme en una mejor versión de mí mismo.
Cuando nos abrimos plenamente a la vida y dejamos que todo florezca, eso surge de un acto de soltar, soltar el control sobre las cosas y de un acto de confianza plena en lo que soy y en lo que es.

Así que demos gracias de lo que somos, de lo que tenemos, no nos comparemos con nada ni nadie y estemos encantados de conocernos a nosotros mismos, abrazar nuetra luz y nuestra oscuridad y convertirnos cada día en mejor persona!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>