La manera más efectiva de sentirte súper bien

Hablemos de manejar emociones…

Todos tenemos días “malos” en los que preferiríamos no haber puesto el pie izquierdo antes que el derecho al salir de la cama… Esos días en los que parece que las pilas se nos han agotado y nada saldrá del todo bien. Nos miramos al espejo y de repente vemos nuestros defectos más acentuados que otros días, nos juzgamos y autocriticamos de una manera cero constructiva y no somos capaces de ver el “vaso medio lleno”, de manera que el miedo  acaba invadiendo nuestro sagrado espacio.

En la película Desayuno con diamantes, la preciosa actriz Audrey Hepburn, los llama “días rojos”… recordemos un pequeño fragmento de ese inolvidable diàlogo:

  • Conoce usted esos días en los que se ve todo de color rojo?
  • ¿Color rojo? Querrá decir negro.
  • No, se puede tener un día negro porque una se engorda o porque ha llovido demasiado, estás triste y nada más. Pero los días rojos son terribles, de repente se tiene miedo y no se sabe porqué. 

banera-Audrey

 

En ocasiones estos días duran más de lo que quisiéramos e incluso  parece que nos hemos quedado atrapados en su indeseable magnetismo.

Lo cierto, es que nuestra mente es la responsable prácticamente al cien por cien de esta situación…

Así que… habrá que dominar nuestra mente!! pero eso es otro tema que da para mucho y del que se hablará en otro post… hay técnicas muy efectivas para que tu mente se comporte exactamente como tú quieres… Todo es entrenamiento y constancia, pero de ello ya se hablará más adelante. Ahora vamos a limitarnos a dar unas sencillas recomendaciones para que esos “días rojos” se hagan lo más llevaderos posible o incluso consigamos convertirlos en días maravillosos…  Imagino que te estarás preguntando…¿Cómo?

Pues de una manera muy simple y tremendamente efectiva…

Cuando sintamos que nos invade esa sensación paralizante de la cual nos queremos librar inmediatamente, lo primero que podemos hacer es dejarla fluir y no luchar en contra de ella, recordemos que no es más que una sensación provocada por nuestros pensamientos tanto conscientes como inconscientes pero no forma parte inexorable de nosotros como tal, así que no le hagamos caso y sintámonos mal sin juzgar nada de lo que sucede, dejemos que suceda y punto…Aceptemos lo que está pasándonos…

Lo siguiente que podemos hacer y que es lo que realmente hará que ese estado cambie o se neutralice es…. sorpresa!!! algo muy muy sencillo que muchas personas hacen a diario como parte de sus trabajos vocacionales… AYUDAR A LOS DEMÁS y SER AMABLE CON LOS EXTRAÑOS…

Pro un momento invirtamos el proceso, dejemos de mirarnos el ombligo y de quejarnos centrados en nuestros problemas y preocupaciones y canalicemos esa energía en repartir amabilidad y amor entre las personas que nos rodean, da igual que sean de la familia o no, conocidos o extraños, vecinos o extranjeros, eso es indiferente, lo importante es no tener vergüenza de adoptar esa actitud… Tal vez al principio nos sentiremos extraños haciéndolo porque la sociedad ha hecho que ridiculicemos ese tipo de comportamientos, es decir, parece que el que tiene esa actitud ante los demás a veces cae raro o incomprendido, generando algo de desconfianza a los que no practican este arte del altruismo… Pero seamos verdaderos y reconozcamos que ese tipo de comportamiento tendría que ser el que predominara siempre para que el mundo en general marchase mejor…

la-verdadera-geneerosidad-es-dar

Empieza hoy mismo después de leer esta historia que te voy a contar…

En su lecho de muerte, Aldous Huxley reflexionó sobre lo que había aprendido a lo largo de su vida y lo resumió en unas sencillas palabras: “Que seamos más bondadosos los unos con los otros”. Con demasiada frecuencia creemos que para realizarnos de verdad en nuestra vida tenemos que llevar a cabo alguna acción heroica o hazaña que nos lleve a las portadas de periódicos y revistas. Nada podría estar más lejos de la verdad. Una vida llena de sentido está formada por la suma de una serie de actos cotidianos de decencia y bondad, los cuales, irónicamente, sólo se convierten en algo verdaderamente grande al final de la existencia.

A mi modo de ver, si haces sonreír, aunque sólo sea una persona durante el día o levantas el ánimo a un extraño, tu día habrá valido la pena. Sencillamente la bondad es el alquiler que debemos pagar por el espacio que ocupamos en este planeta.

Así que…. Busca maneras creativas y divertidas de mostrar tu compasión a los extraños y practica el arte de mantener una actitud amorosa ante los demás y ante la vida… ese es el secreto que transformará un “día rojo” de los de Audrey en uno maravilloso en el que puedas bailar y cantar bajo la lluvia!!!

SingingLantaarnpaal2

 

Con amor: My Angel Star

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>